La maternidad

Abrimos una nueva sección en nuestro blog sobre “la maternidad” es vuestra sección. La idea es compartir vuestras experiencias e indagar qué significó en vuestras vidas el inicio de esta nueva etapa contando vuestras emociones, dificultades, inseguridades…

Ni como un cuento de hadas, ni como una pesadilla, la vida está llena de sabores dulces, amargos, agridulces y eso es lo maravilloso…

El embarazo, el parto, el nacimiento de una nueva vida. Las esperanzas y expectativas, los momentos inolvidables, las crisis, las emociones contradictorias arrojan a flor de piel nuestros verdaderos miedos infantiles, inseguridades, patrones de apego y sobre todo lo más importante la responsabilidad de tener en nuestras manos el moldear la personalidad, el temperamento y comportamiento de este nuevo ser.

Bienvenidas a vuestro espacio y sentiros libres de expresar y contar vuestros sentimientos más profundos así como vuestros anhelos respecto a la maternidad. Es vuestro momento de compartir este periodo tan especial de luces y sombras que ayudarán a otras madres futuras y también a las antiguas sanando al “soltar” y normalizando sentimientos y emociones contradictorias sin ser juzgadas.

Esta sección está dedicada a vosotras mujeres fuertes, luchadoras que sois el cimiento de nuestra Sociedad y tenéis mucho “poder” y mucho que aportar. En especial a mi madre y a todas las madres que compartáis vuestra experiencia❤️

Os dejamos con nuestro primer relato, esperamos que os guste…

” Ser madre es la experiencia que te sube al cielo y te muestra la más densa oscuridad.

Ser madre es ver como tus hijos continúan con tu vida pero en otro cuerpo.

Sus logros son tus logros y su desdicha es doblemente la tuya. El nacimiento de un hijo engrandece la vida de una madre y la del mundo que la rodea.

La misión de una madre es la más bonita y la más difícil de su vida.

Hay que aprender a ser madre, ardua misión porque un hijo no viene con libro de instrucciones…

Te cambia la vida para siempre porque desde el minuto cero, tu corazón empieza a latir pero en otra persona. El amor de una madre es el amor más grande que existe, porque es amor incondicional.

Es aprender a guiarlos, es saber decir “no” cuando por dentro quieres decir “si”. Es caminar con ellos sin entrar en su camino, es estar a su lado para recogerlos si se caen y animarlos a seguir caminando.

Es verlos partir con el corazón roto pero con la alegría de saber que van a aprender a volar, que algún día volverán y siempre estarás esperando…

Es la más poderosa razón, es el motivo que hace que cada mañana te levantes y sigas con la lucha de vivir, ese vivir que se agradece cada día por tenerlos y que cuando acaba y los ves dormir plácidamente… entonces te invade una paz inmensa y piensas “solo por verlos así merece la pena pasar por todo lo que haga falta pasar, bueno y malo».

Así es ser madre, la mejor experiencia de mi vida…”

53 años, contactó con la maternidad a los 27


Publicado

en

por

Etiquetas: