Psicología infantil

Cuando nos enfrentamos con el reto de ser padres nos asaltan una cantidad de preguntas: ¿Voy a ser buen padre o madre? ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Mi forma de educar va a afectar a mi hijo o hija en su futuro? ¿Podré darle todo lo necesario?

Todas estas dudas en muchas ocasiones nos perjudican a la hora de disfrutar de una experiencia única en la vida. Pero no hay una “varita mágica” ni una “guía absoluta” que nos pueda hacer los mejores padres o madres, esto a los psicólogos infantiles nos facilitaría mucho el trabajo.

En mi opinión hay que construir esta experiencia de una forma individualizada a cada familia, eso sí, teniendo en cuenta el desarrollo infantil para la comprensión del desarrollo emocional del niño.

Hay autores que indican que los cimientos de la personalidad se establecen durante el embarazo y los dos primeros años de vida (Sue Gerhardt, 2008). Esta autora también indica que en esta etapa aprendemos la manera de manejar los sentimientos en las relaciones con otras personas, así como nuestra respuesta al estrés.

Desde Gaia Psicología trabajamos para capacitar a los niños a afrontar el estrés y regular sus emociones. También en una etapa más temprana, trabajamos con los padres para que el desarrollo emocional del niño sea adecuado y evitar trastornos emocionales posteriores (depresiones, ansiedad, trastornos de personalidad, falta de empatía…)

El apego, el vínculo emocional y las experiencias tempranas que tengamos con nuestros hijos van a determinar unos patrones emocionales que el niño aprenderá para el resto de su vida.

De ahí la importancia de detectar las necesidades del bebé y cubrirlas, para ello desde Gaia Psicología te acompañamos en este aprendizaje durante el embarazo y la primera infancia.